Saltar al contenido

Plantas Suculentas Echeverias

imagen de echeveria de color blanca

Si queremos hablar sobre uno de los tipos de plantas suculentas más hermosas, la Echeveria, sin duda, es una de las que lleva la delantera.

Es resistente a las sequías como todas las familias de las plantas crasas, resistente a los cambios violentos del clima y también se puede plantar y reproducir en el interior de los hogares.

Qué tipos de echeverias estás buscando?

A Continuación te presentamos los tipos de echeverias y sus nombres, hemos querido traerte las variedades de echeverias más llamativas y representativas de este género.

variedades de Echeveria, lilacina.

Echeveria Lilacina

echeveria laui blu

Echeveria Laui

Echeveria Setosa

Echeveria Agavoides color verde con bordes rojos

Echeveria Agavoides

echeveria variedad elegans blu

Echeveria Elegans

Las anteriores clases de suculentas son las más representativas que hemos encontrado en la web, te recordamos que en cada una de las imagenes de echeverias que anteriormente te mostramos existe un articulo que te ayudará conocer información específica de cada uno de esos tipos de echeverias.

Caracteristicas generales de las plantas echeverias

La Echeveria, es una planta carnosa familia de las Crassulaceae. Es conocida bajo muchos nombres, entre ellos podemos mencionar el de Rosa verde suculenta, Rosa de alabastro, Rosa de francia suculenta, entre otros.

Lo de Rosa es debido a que la organización de sus hojas dan la impresión de que es algún tipo de rosa.

La mayoría de los tipos de suculentas Echeverias no poseen tallos largos. Sus hojas son ovaladas, en forma de cucharas y puntiagudas en la punta, pueden tener diferentes colores o matices como el verde, verde azulado, rosa, o rojo muy oscuro; estas hojas están cubiertas por una sustancia polvorienta llamada pruina, algunas de ellas poseen más cantidad de pruina que otras.

Las personas a veces confunden está sustancia polvorienta con sucio y terminan afectando a la Echeveria por “limpiárselo” constantemente, sin tener en cuenta que esta sustancia, más que ayudar al matiz colorido de las hojas, es un hidratante.

La Echeveria planta es bastante codiciada, e incluso, uno de sus tipos (del que se habla más adelante) está en peligro de extinción.

Cómo plantar y cultivar Echeverias

Antes de plantar una Echeveria debes fijarte en el tipo de tierra donde la vas a cultivar, si el tipo de tierra o sustrato es el inadecuado, las raíces de tu planta echeveria se pudrirán o se llenarán de enfermedades que terminarán de matar la planta.

Pero, ¿cómo debe ser este tipo de tierra o sustrato adecuado? Lo responderemos de la siguiente manera:

  • La tierra debe permitir un buen drenaje del agua.
  • La tierra debe proveer las propiedades suficientes para la planta carnosa.
  • Debe tener un poco de fertilizante, aunque se puede pasar por alto este punto, eso ya es dependiendo de los gustos.
  • Debe permitir la oxigenación y el crecimiento sano de las raíces.

Se recomienda para el cultivo de Echeveria el sustrato de pino y el abono especial para Echeveria.

Cuidados de las echeverias ó “Rosa verde suculenta”

Para garantizarles a la suculenta Echeveria cuidados excelentes hay que tener en cuenta los siguientes factores.

Hay que estar muy pendiente sobre el tamaño de la Echeveria y el tamaño del lugar o de la maceta donde está plantada. Pues, no queremos que esta se encuentre incómoda y de paso, se estropeé su crecimiento.

Así que si tu planta suculenta Echeveria toca los bordes de la maceta, se le ven las raíces por arriba de la tierra o el sustrato y también, por fuera de los orificios de donde drena, ya es hora de buscar un traslado de hogar para esta hermosa planta.

Esto anterior, sin duda, es uno de los cuidados que hay que tener al pasar del tiempo, del resto, la suculenta echeveria cuidados son similares a los de las demás plantas crasas, nada de encharcar el agua, ni de regar en exceso cuando es invierno.

Con el riego dos o una vez a la semana es más que suficiente, y esto depende, claro, de la cantidad de sol que reciban. Tampoco, de ninguna manera, regar las hojas, estás ya tienen sus debidos componentes de hidratación y echarles agua sería entorpecer el proceso.