Saltar al contenido

Planta Suculenta Áloe Vera

Desde años antes de cristo se habla de la planta Áloe Vera o Sábila, y la razón es que, son muchos los beneficios que se encontraron en ella desde los inicios de las civilizaciones, como por ejemplo su particularidad antiséptica, antinflamatoria, antiviral, astringente, analgésica, cicatrizante… y entre otras.

Fue catalogada como una planta “milagrosa” porque curaba males que ningún otro tipo de planta podía. Incluso personajes reconocidos como Alejandro Magno y Cleopatra fueron cultivadores y veneradores de la Sábila; la utilizaban para acelerar el cicatrizado de las heridas de guerras de sus servidores, y también para otros tipos de molestias tópicas (de la piel).

Hasta hoy en día este tipo de planta suculenta, familia de las liliáceas, es apreciada, procesada (en las industrias), respetada y cultivada por la mayoría de las personas del mundo.

No está demás decir que: la fama de esta planta se ha engrandecido tanto que, algunas culturas, cuentan historias sobre los beneficios espirituales que esta planta ofrece para quien la sepa cultivar y cuidar con amor.

Lamentablemente algunas de las maravillas que se cuentan de ella pueden ser falsas, empezando por el hecho de que, así como la Sábila tiene propiedades curativas y beneficiosas para el cuerpo humano, también tiene otras perjudiciales, de las que se hablarán más adelante.

PROPIEDADES Y BENEFICIOS

hojas de planta suculenta áloe vera cortadas a la mitad

La Sábila tiene una enorme cantidad de vitaminas, minerales y antioxidantes, lo cual viene siendo la respuesta de por qué tiene tantos resultados positivos. A continuación, mostramos de una forma más detallada estos componentes del Áloe Vera:

Vitaminas del Áloe Vera: A, C, E, Ácido fólico, colina, B1, B2, B3 y B6.

Minerales del Áloe Vera: Calcio, Magnesio, Hierro, Zinc, Cromo, Selenio, Sodio, Potasio, Cobre y Magnesio.

Gel Áloe Vera

Gel de aloe vera en un frasco de cristal

Los beneficios más populares de esta planta suculenta son los tópicos, por ejemplo, el uso de parte de su gel para acelerar un proceso de cicatrización, el empleo de su gel tratado casera o industrialmente para humectar la piel, para curar quemaduras solares, para prevenir las arrugas, el acné y la celulitis.

También en las picaduras de insectos el gel de la Áloe Vera evita que los gérmenes se dispersen por el tejido de la piel, lo que estaría evitando un síndrome de Skeeter, en otras palabras: evita que la hipersensibilidad en la piel de algunas personas a las picaduras de mosquitos se manifieste con una hinchazón dolorosa en la picadura.

Otros beneficios de esta planta carnosa son los digestivos: evita el estreñimiento, la fatiga, el reflujo, la pesadez, la inflamación del colon, las anginas.

También, por su gran variedad de vitaminas y minerales, ayuda a la desintoxicación del cuerpo para evitar estados de estrés o conflictos emocionales, causados por medicamentos de fuertes síntomas secundarios como los ansiolíticos o los opiáceos.

Advertencia: Para utilizar esta planta y gozar de sus beneficios, se debe tener el visto bueno de un profesional de la salud cuando las heridas o los malestares son de grados elevados, como por ejemplo las cortadas profundas o las enfermedades (severas) estomacales.

Aléjese su uso de mujeres embarazadas o en estado de lactancia, y también de niños menores de 5 años, porque estudios han mostrado resultados desfavorables en estas personas, lamentablemente están más propensos a sufrir alergias, irritaciones o malestares por causa del Áloe Vera.

Cuidados y cultivo de Áloe Vera

Planta de áloe vera pequeña

Se necesita de un buen abono, una maceta o de un lugar apropiado para cultivar Aloe Vera. Esta planta necesita aproximadamente 310 días de sol al año y mucho aire libre.

Puedes ir donde un amigo o familiar que tenga plantas de Áloe Vera y decirle que te regale algunos de los pequeños retoños de ésta, que son, pequeños “hijos” que van naciendo al lado de la planta más grande.

Luego con mucho cuidado la cultivas, evitando maltratarle las hojas y la raíz, le echas agua utilizando solo tus manos para no echar demasiado y esperas que el aire y el sol se encarguen del resto. 

Usos Áloe Vera y preparación

Corte de áloe vera

Para cuando necesites de su gel, dirígete a la planta más grande que tengas de Aloe Vera, porque las pequeñas difícilmente pueden darte una buena cantidad y además de esto, le atrofiarías el crecimiento.

Luego de que le hayas arrancado una de sus hojas, la pelas con un cuchillo de tal manera que solo quede el gel “baboso”, acto seguido, decides como es la mejor opción de uso para lo que la necesitas; algunas personas la meten a la nevera para luego aplicarla fría en la parte de la piel que buscan ayudar, otras simplemente la parten en pedacitos y la amarran con una tira en el lugar que se busca ayudar.

No es conveniente licuarla y beberla para usos estomacales porque no está desprovista de sus propiedades laxantes, lo que puede conllevar a un fuerte dolor de barriga y a una deshidratación severa del cuerpo por diarrea.

Cunado se busca su preparación para uso estomacal, se aconseja buscarla en las tiendas naturistas donde esta planta Áloe Vera ya viene con los debidos procesos de preparación.

Este vídeo te mostrara la mejor forma de cómo Cortar, limpiar la Hoja y extraer el gel del Áloe vera, forma manual y fácil.

¿Áloe Vera Casero o industrial?

Es recomendable no utilizar por nada el Áloe Vera de manera digestiva preparado caseramente, porque la sustancia no está desprovista de propiedades que pueden dar un efecto inverso a la enfermedad que se busca ayudar.

Para la piel, los remedios caseros suelen ser bastante efectivos, pero, los productos procesados no se descartan, tanto para usos tópicos o digestivos, por lo que estos productos vienen de una gran variedad de pruebas y experimentos que buscaron acercar mucho más el resultado positivo deseado.